Hoy vamos a hablar del Post entrenamiento de corredores. Es decir, nos vamos a detener en las prácticas recomendadas que deberías poner en práctica justo cuando terminas tu sesión de entrenamiento.

El calentamiento —lo que va antes de entrenar— y los cuidados que nos procuramos después de entrenar —el post entrenamiento de corredores— es lo que llamamos el perientrenamiento. Esa franja de trabajo y atención previa y posterior a la carrera es esencial para tener los mejores cuidados y la salud a raya.

Post entrenamiento de corredores: se trata de cuidarte

Para resumir esta rutina en un gráfico fácil de visualizar:

  1. Hidrátate lo antes posible después de correr con bebidas que te ayuden a reponer sales minerales (electrolitos).
  2. Estira los principales grupos de músculos de forma calmada pero con atención plena.
  3. Consume una comida pequeña que contenga una proporción significativa de proteína
  4. Opcional: un baño de hielo para desinflamar y recuperar la temperatura.

¿Cómo se cuidan los pies de los corredores durante el Post entrenamiento de corredores?

Te vamos a anotar las cinco formas más importantes que debes vigilar cumplir, con idea de cuidar tus pies después de correr:

  1. Hidratar. La mayoría de las personas se bañan después de correr, y después es un momento ideal para hidratar —rehidratar— los pies que vienen muy deshidratados de la carrera, el calor de la zapatilla etc.
  2. Déjalos enfriar. Si tus pies los notas hinchados y doloridos después de entrenar, remójalos en agua fría.
  3. Masajea tus pies. Separa los metatarsianos, trata de expandir el pie, que no quede agarrotado sino que tu masaje sirva para descomprimir lo máximo posible. Si no vas a permanecer descalzo un rato, procura al menos usar un zapato de horma ancha o minimalista.
  4. Reconocer y abordar las lesiones es la parte más importante. Si notas alguna molestia —especialmente si no mitiga con el paso de las horas— ponte en contacto con un centro de estudio de la pisada para que puedan filmar y detectar qué está pasando. Solo desde ahí podrás actuar en consecuencia y erradicar esa lesión que puede permanecer o peor aun, ir a más.
  5. Verifica el estado de tu calzado. Es importante que veas cómo están tus zapatillas con respecto a deformaciones, desgaste… para que puedas valorar si ha llegado la hora de sustituirlas por unas mejoradas. De igual forma, puedes analizar cómo está tu plantilla especializada para correr —si utilizas una— y enjuiciar la conveniencia de renovarla o no.

¿Es necesaria una plantilla para correr personalizada?

Nadie tiene una pisada perfecta. Nadie.

Todos pronamos, supinamos, taloneamos demasiado o por el contrario caminamos casi de puntillas… Cada persona tiene una desviación y cada desviación un ángulo mayor o menor —es más o menos pronunciada—. Dichas desviaciones son las que con el tiempo, van erosionando las articulaciones, provocando desgastes líquidos intraarticulares, dolores que se hacen crónicos, acortamientos… Problemas.

Si además, resulta que eres corredor, pues todo ese proceso erosivo se multiplica. El desgaste ocurre más rápido. Conviertes cada pisada en un pequeño traumatismo si me admites la expresión.

TOBILLERA ESTABILIZADORA PARA CORREDORES

Estabilizador del Tobillo Futuro Sport

Tobillera estabilizadora ajustable deportiva diseñada para reforzar, proteger y dar seguridad a tobillos lesionados o debilitados, ideal para sobrecargas deportivas extremas. Utilizar sólo con calzado cerrado sin tacones o con calzado deportivo.

¿Qué hace una plantilla personalizada?

Una plantilla tiene la misión de obstaculizar tu desviación. Es decir, si tú tiendes a pisar hacia dentro, ella estará diseñada de forma que obligue al pie a pisar hacia fuera. Con su uso en el tiempo, tu pie se reeducará —de forma subconsciente— hacia una pisada nivelada.

Para conseguir semejante avance, la plantilla como comprenderás tiene que ser personalizada. No nos sirve la misma plantilla a todos porque todos no desviamos la pisada al mismo sitio. Ni siquiera nos sirve por ejemplo una plantilla para pronadores así en general, porque todos los pronadores no pronan en el mismo grado, con lo que esa plantilla se quedaría corta o sería tan excesiva que te provocaría una supinación —desviación al lado opuesto— que tampoco conviene.

Tienes que conseguir la plantilla perfecta para ti. La única forma de hacerte un traje a medida es ir al sastre y tomarte medidas para que la hombrera caiga en su sitio, entalle más o menos… Con las plantillas ocurre igual, tienes que hacerte un estudio de la pisada que te ponga en la pista de cuál es la plantilla 100% ajustada a tu necesidad. Solo esa plantilla te va a saber corregir donde y cuanto necesitas hasta hacer de tu técnica de marcha algo casi perfecto.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
close

Recibe nuestros artículos en tu correo

¡N enviamos spam! Solo Artículos política de privacidad

Ir al contenido