Un calzado adecuado reduce lesiones

La elección de un calzado adecuado para cada actividad y tipo de pisada reduce el riesgo de lesiones.
Elegir zapatillas no es tarea fácil. La gran cantidad de marcas y modelos nos puede llegar a confundir. Al final nuestra elección depende del consejo del vendedor o a nuestro no siempre acertado criterio.
Normalmente se eligen las zapatillas por estética. A veces se tiene suerte, pero otras veces, no, y se elige un calzado que no es adecuado ni para nuestra pisada ni para nuestras necesidades de estabilidad o amortiguación.
Tenemos que pensar en el tipo de uso que se le va a dar al calzado y el peso del corredor, ya que, a mayor peso, más importante es tener una mejor amortiguación y soporte para que el pie y sus articulaciones sufran lo menos posible.
Usar un calzado inadecuado para realizar actividad física no sólo atenta contra el rendimiento deportivo, sino que aumenta el riesgo de sufrir lesiones. Hay alteraciones de la pisada que pueden llevar a sufrir una lesión, y usar un calzado adecuado es una forma de prevenir lesiones.


Tipos de pisada: 

  • Pronadora: rotación hacia adentro del eje longitudinal del pie. Es una respuesta natural del pie para disipar la carga que recibe en cada paso pero existen distintos grados de pronación. Cuanta más pronación mayor riesgo de lesión. La mayor parte de las lesiones del miembro inferior se relacionan con la sobrepronación. La sobrepronación suele estar asociada al pie plano. Los sobrepronadores necesitan un calzado con máxima estabilidad. Se suele gastar el calzado por la parte interna.
    Supinadora: el pie rota hacia afuera de su eje longitudinal. Esta pisada se debe, generalmente, a un pie con un arco muy pronunciado.  Este tipo de pie es muy rígido y carece de movilidad para amortiguar, por lo que puede sufrir distintas lesiones. Se suele gastar el calzado por su cara externa.
    Neutra: no tiene problemas por corregir.

Después de nuestro estudio de la pisada obtenemos  valiosa información sobre el tipo de pisada y sobre la existencia de alteraciones de estabilidad en distintas partes del pie, al mismo tiempo que informa sobre cuáles son los puntos máximos de presión al pisar.
Toda esta información nos permite determinar cuál es el tipo de calzado más adecuado.
1000 km Es la vida útil de un calzado. En promedio, un calzado deportivo puede brindarnos sus servicios entre 800 y 1200 km, no más.

calzado_pie
zapatilla